Seguidores

miércoles

Hemos recibido este texto del escritor José Muchnik

Buenos Aires 6 de Octubre del 2008
[1] A continuación describimos brevemente a los lectores del futuro lo sucedido en el mes de Septiembre del año 2008 de la Era del Oprobio en un país llamado Estados Unidos, en esa época el más poderoso del Planeta Tierra, gobernado por un incapaz cuyo nombre no pronuncio por las dudas. Como creían que Mercado era un Dios, o un Golem, o una fantástica criatura todopoderosa jugaban al Monopoly con cartas marcadas, bonos del tesoro, préstamos tramposos... cuando la pobre gente no podía pagar, hipoteca ejecutada váyase de su casita, es su turno señor, ¿tampoco puede pagar? ... así siguieron jugando hasta que Mercado dijo no soy Dios ¡váyanse al carajo!, y comenzaron a caerse bancos, ilusiones y bolsas de valores, se derretían creencias y sacerdotes como verano de chocolate, la epidemia y el pánico se multiplicaban, el mundo estaba pendiente de la decisión de la Cámara de Representantes de USA que el dos de octubre de ese año aprobó el llamado plan Paulson, 700.000.000.000 de dólares fueron reinyectados en venas del sistema y bolsillos dudosos para que el juego continúe. Este cronista puede dar fe de lo sucedido hasta dicha fecha. No soy adicto a las profecías, ustedes lectores del futuro ya conocen el desenlace.


Querido Mario Bellochio

¿Qué podemos los poetas? ¿Qué podemos en este mundo? Reality Show Big Brother hasta la manija, no grites hermanito, este casting no es para nosotros. Sonría flores, llore leche, camine terciopelo, ¡no mire la cámara!, ¡fuera! Nos caímos del escenario hermanito. ¿Qué podemos los poetas con toda esta impotencia?, toda la honestidad blanda inútil apelmasada, todo el amor atascado, barrera baja, huelga de luces. Disculpa querido Mario si estoy un poco confuso. Tratar de inventar palabras, lo único que podemos los poetas, pasarles removedor, decapar lenguajes, liberar poros para que vuelvan a respirar. Mundialización, liberalismo, capitalismo, comunismo ... palabras como camisas usadas que guardan su tufo rancio. ¿Cómo designar a legales asesinos que juegan vidas a la ruleta? En este momento un viejo cartonero arrastrando el carro, una niña vendiendo sexo, una madre vendiendo niña, un riñón en oferta ... ¿Qué palabra para especuladores de vidas?, capitalistas sería un piropo, conozco empresarios decentes, que Carlitos Marx me dispense.

Luego de sacudir sesos, tirar dados y sílabas, juntar acentos y códigos, concluyo que la palabra Sefikil es la más apropiada para designar a estos seres. La misma deriva del inglés “Serial financial killers”. Su clasificación en la categoría de asesinos facilitará el proceso ante las cortes internacionales por crimen contra la humanidad. Como ya sabes no soy partidario de la pena capital, me opongo a la tortura y a todo tipo de castigo corporal de los prisioneros. Al César lo que es del César, que paguen en cómodas cuotas el alquiler del calabozo.

Le he pedido a mi amigo Peter Tjebbes que conciba un ideograma apropiado para la difusión internacional de este vocablo. En consecuencia te dirijo la presente a fin de que sea publicada en el Diario desde Boedo, dejando de este modo constancia para futuras generaciones.

Conociendo de antemano tu solidaridad con los poetas inútiles, utópicos y delirantes te envía un afectuoso saludo

José Muchnik (a) Josecito de la ferretería.
josemuchnik@gmail.com