Seguidores

miércoles

TRATA DE PERSONAS


Niños, niñas y adolescentes de la ciudad de Buenos Aires pertenecientes a los sectores más empobrecidos de la sociedad, y atravesados por el consumo del paco, son sometidos a la prostitución en las calles, bares y locales nocturnos de los barrios de Pompeya, Constitución, Flores, Balvanera y La Boca.
Las víctimas captadas por redes de trata de personas provienen de hogares pobres, sufrieron "abusos en la primera infancia" y padecen "situaciones de violencia intrafamiliar", una realidad que provocó "la salida del hogar en forma temprana y la lucha por sobrevivir en los circuitos de explotación", explicó a DyN la legisladora María Elena Naddeo, integrante de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud.
Sin embargo, la situación no sólo se localiza en Pompeya, sino también en "bares, wiskerías y otros lugares de La Boca, Constitución, Flores y Once", donde "explotan o regentean a adolescentes y jóvenes", expresó Naddeo. Al respecto, la legisladora detalló que "los servicios sexuales de las víctimas son buscados por hombres adultos, en general casados, y de todo tipo de condición social". "Lo sabemos por investigaciones efectuadas por organismos especializados, los relatos de las operadoras sociales, de las propias víctimas y por los vehículos que utilizan, que son camiones y automóviles de distintas calidades", dijo.
La Comisión de la Mujer, indicó María Elena  Naddeo, intentará constituirse en Pompeya para analizar "los obstáculos existentes para la presentación de denuncias y el trabajo de las redes sociales". Los diputados integrantes de la Comisión, además, presentarán en poco tiempo un proyecto de ley para agregar a la Ley 2781 de Asistencia Integral a las Víctimas un artículo quinto que contemple la organización de un "programa específico destinado a prevenir y detectar la explotación sexual y atender a sus victimas, de todas las edades".
Sobre este punto, Naddeo expresó la necesidad de que sea la Dirección General de la Mujer la que desarrolle "una línea de alojamientos, contención social y patrocinio jurídico gratuito a las adolescentes y mujeres en prostitución". "También que se organice un equipo interdisciplinario que, actuando conjuntamente con la Agencia de Control comunal, recorra bares, boliches, disquerías, wisquerías y otros centros de diversión para detectar situaciones lindantes con el proxenetismo, explotación sexual y prostitución", agregó.

-Gabriel Tunez-