Seguidores

jueves

UN POETA LIBRE: GABRIEL BENAVENTE

He aquí un hombre libre:
¡El Poeta!.

No duerme por las noches,
jamás está sobrio,
trabaja en los andamios
albañiles de la soledad.



Denomina a los barcos,
bautiza a sus mujeres,
enumera falsas deidades,
carga la mudez
de los otros.
Confiesa a sus amantes
que ama a otra amante
y se va
hacia lo incomprensible,
es decir,
hacia sí mismo.



Deambula por las calles
interpretando la ceguera
de las campanas,
la insensibilidad
de las estatuas
y de los no poetas.
Se muere solo
extirpado de un papel
siempre triste
por una palabra
nunca encontrada.



Entonces:
-¿En donde pernocta su libertad?
-Allí:
en las noches, los barcos,
las campanas, el papel,
las esculturas
de su muerte.

-Gabriel Benavente-