Seguidores

lunes

de: Pasión por la dialéctica, el blog de Javier Caso Iglesias

un artículo interesante para compartir


Solo se combate lo que se teme. La agresividad va siempre ligada al miedo

Cuando una observación es acertada, duele. Resulta de gran ayuda tener un compañero o amigo que tenga el valor de decirnos las debilidades que observa en nosotros, pero aún es más seguro escuchar las manifestaciones y críticas de los enemigos, porque siempre tienen razón.

La conciencia de la incongruencia entre aspiraciones y oportunidades es lo que provoca la desmoralización y el hastío.

Es un hecho reconocido que el desnivel crónico entre aspiraciones y oportunidades es una de las causas más frecuentes de frustración, desidia y derrotismo.

Las sociedades que valoran y facilitan el control de sus ciudadanos sobre su propio futuro, y fomentan en ellos la idea de que si se lo proponen lograrán alcanzar sus metas, alimentan la motivación y la esperanza.

Los practicantes de la buena ciencia no inventan verdades sino que las descubren.

En 1905, el científico Albert Einstein formuló su teoría especial de la relatividad; desde entonces sabemos que el punto de vista o posicionamiento del observador condiciona inevitablemente su percepción del suceso que observa.

No hay más enemigo que aquél que nosotros declaramos como tal. Solo se combate lo que se teme. La agresividad va siempre ligada al miedo. El ser humano recibe en la medida que da. Si a alguien le falta algo es porque se autoexcluye. A todo impulso al que se niegue la integración volverá a nosotros aparentemente desde fuera.

Es la calma del punto intermedio lo que permite que suceda algo nuevo.

"El regalo de la fantasía y la esperanza ha significado para mí mucho más que la capacidad de absorver y retener conocimiento". Albert Einstein.

"Es mejor encender una vela que maldecir la oscuridad". Confucio.

Heráclito dijo: La guerra es la madre de todas las cosas; Dios es día y noche, invierno y verano, guerra y paz, abundancia y hambre; Para Dios todo es hermoso, bueno y justo. Los hombres han concebido lo justo y lo injusto; En el círculo se confunden el principio y el fin; La enfermedad hace agradable la salud, el hambre la saciedad, la fatiga el reposo; Más vale apagar una injuria que apagar un incendio; Con tanto ardor deben los ciudadanos pelear por la defensa de las leyes, como por la de sus murallas, no siendo menos necesarias aquéllas que éstas para la conservación de una ciudad.
un blog para visitar:

2 comentarios:

Ines Motta dijo...

Hola, Silvia!
Me ha gustado mucho tu blog.
Felicitaciones.
Gracias por seguir el mío.
Un saludo.
Ines Motta

silvia palferro dijo...

Gracias Inés, por tus palabras, estás invitada a participar siempre que lo desees...

tu blog es muy interesante !
un beso y nos leemos !!
silvia