Seguidores

sábado

ESCOMBROS BREVES... de Mario Capasso

AL SÉPTIMO DÍA

Mi mundo está acabado, dijo. Enseguida pensó, con un dejo de satisfacción, que por única vez en su vida, la siesta de los domingos estaría justificada. Así que se acostó nomás. Pero no logró conciliar el sueño. Abandonó la cama. Se asomó a una de las ventanas y vio lo que había hecho. Entonces abrió bien grandes los ojos  y así continúa, con los ojos abiertos, inmóvil, en silencio.
************************
ESQUIRLA

El hombre, que parecía satisfecho, caminaba por Plaza de Mayo. Entonces la vio y se agachó a recogerla.
Al rato, mientras esperaba en una esquina para cruzar la calle, comenzó a silbar un tango y a sangrar.

************************
-Mario Capasso-


1 comentario:

Soy beatriz dijo...

Querido Mario: Qué escombros!!!...

El primero es una excelente, magnífica gran metáfora, que deja tal vez la gran duda: sus ojos permanecerán abiertos de horror, de incredulidad, de asombro?...impresionante.

El senguno escombro, es también excelente, cala profundo, como todo lo que escribes. Este deja el sabor del dolor impregnado, escondido, como que no es fácil verlo, pero claro.. luego sangra... siempre termina sangrando.

Mario, que puedo decirte, más que repetir una vez más que sos un gran escritor.
Felicidades y que tengas un buen domingo morocho, con letras que saben a Buenos Aires.