Seguidores

miércoles

Graciela de Zordo dice:

Tomar las riendas del proprio destino? De que depende?

En primer lugar depende de tener las oportunidades a la mano. Que existan los medios a disposicion. Si los medios no existen, crearlos. Se necesita coraje y decision. Muchas veces salirse de las filas convencionales y nadar contracorriente... lo que llamo "ser una trucha feliz". Esta es una decision personal que toman muchas personas, y son muchas.
Este milagro viviente, afirmaba en un discurso en 1999 que las situaciones en las cuales viven las personas de los paises pobres y las personas de los paises ricos, a menudo son las mismas y no favorecen la realizacion de las oportunidades. El sistema crediticio creado por el Muhammad Yunus, promueve la igualdad. Afirmaba entonces que dar credito no solamente favorece un profundo proceso de transformacion y de crecimiento economico, sino que ayuda a la gente a cambiarse a si misma.
Entonces, una pregunta importante: A que damos credito? Que es lo que nos acredita?
Vemos que en nuestra sociedad global, la gente pobre (tambien de conocimiento y sabiduria practica) con bastante poco que se le ofrezca a modo de alternativas y posibilidades concretas, se sienten ansiosas por crear-se certezas (ya sea economicas, que de conocimiento practico, que les abran caminos de posibilidades laborales y de bienestar general) en el camino de la igualdad y paridad.
El, en sus libros comenta que sus operadores muchas veces durante su labor han corrido riesgos de ser amenazados y perseguidos, asaltados en el prejuicio de creer que esas porpuestas de libertad de la usura, llegaran para destruir su sistema de vida... tambien por el hecho de ofrecer ayuda a mujeres en paises musulmanes.
El sistema persevero a tal punto que todos conocemos los resultados: millones de personas que han salido de la indigencia, en especial en Bangladesh.
Hubiera sido posible sin las decisones que tomaran cada uno de los operadores y agentes, en pos de un ideal muy poco convencional? Que en teoria se encontrara en la direccion contraria establecida por el sistema bancario mundial?
Creo firmemente que no.
El camino para convertirse en Premio Nobel por un mundo mejor con resultados a la vista, es arduo… y victorioso.